Karbala y Ashura

Palabras claves: 
Ashura
Achura
Karbalá
Karbala
Kerbala

Ashura

La Ashura (o Achura), o el Día de Ashura (transliteración del árabe: Yawm ʾĀšūrā’) es una festividad religiosa islámica, sobre todo celebrada en el ámbito del chiismo, que se realiza en el décimo día del mes de Muharram, primero del calendario lunar islámico.

Etimología

La raíz de la palabra Ashura tiene el significado de décimo en lenguas semíticas; de ahí el nombre traducido literalmente como “el décimo día”.

Suníes

Para los musulmanes sunitas, Ashura es un día de ayuno; conmemoran así el ayuno con el que Moisés (P) agradeció la liberación del pueblo de Israel de manos de los egipcios. Según tradiciones que se encuentran en las compilaciones de Al-Bujari y Muslim, el Profeta Muhammad (PB) solía ayunar en esta fecha y recomendaba este ayuno a sus compañeros, incluyendo la posibilidad de añadir al ayuno bien el día anterior o el posterior al mismo.

Chiitas

En la conmemoración y observación de Ashura, los chiitas recuerdan el asesinato del Imam Husain ibn Ali (P), al que consideran sucesor legítimo del Profeta Muhammad (PB), del que era nieto. Imam Husain (P) murió junto a 72 seguidores en un combate de 10 días en el año 680.

La máxima expresión de la conmemoración chiita es en Karbala, lugar donde se encuentra el mausoleo de Imam Husain (P), que congrega hasta dos millones de creyentes.

Antecedente

En abril de 680, Yazid I sucedió a su padre Muawia como nuevo califa. Yazid inmediatamente dio instrucciones al gobernador de Medina para obligar a Imam Husain (P) y algunas otras figuras prominentes a prometerle su lealtad (bay’ah). Imam Husain (P), sin embargo, se abstuvo de ello creyendo que Yazid iba abiertamente en contra de las enseñanzas del islam en público y el cambio la sunna o tradición del Profeta Muhammad (PB). Él, por lo tanto, acompañado de su familia, sus hijos, hermanos, y los hijos del Imam Hasan (P) dejó Medina a buscar asilo en La Meca.

En La Meca Husain ibn Ali (P)  recibió muchas cartas de la gente de Kufa, ellos le invitaron a construir un gobierno en Kufa y prometieron ayudarle en sus actividades. Husain escribió de nuevo a ellos diciendo que iba a enviar a su primo Muslim Ibn Aqil a que le informen sobre la situación. Si los encontraba unidos como sus cartas indicaban iría rápidamente unirse a ellos, porque el Imam debe actuar de acuerdo con el Corán, defender la justicia, proclamar la verdad, y dedicarse a la causa de Dios. La misión de Ibn Aqil tuvo éxito y según informes 18.000 hombres prometieron su lealtad. Pero la situación cambió radicalmente cuando Yazid nombró a Ubaidullah Ibn Ziyad como el nuevo gobernador de Kufa, ordenándole que tratar severamente a Ibn Aqil. Antes de que la noticia de la gobernación de Ubaidullah ibn Ziyad llegara a La Meca, el Imam Husain (P) partió hacia Kufa sin conocer de esta situación.

En el camino, Imam Husain (P) se enteró que su mensajero, Ibn Aqil, fue asesinado en Kufa. Él dio la noticia a sus seguidores y les informó de que la gente lo había abandonado. Luego, alentó a todo el que lo deseara salir libremente sin culpas. La mayoría de los que los habían acompañado en varias etapas del camino de la Meca se fueron. Más tarde, Imam Husain se encontró con el ejército de Ubaydullah Ibn Ziyad en su camino hacia Kufa. Imam Husain (P) se dirigió al ejército Kufi, recordándoles que lo habían invitado a venir, por estar sin un Imam. Les dijo que tenía la intención de entrar a Kufa con su apoyo, pero si ahora estaban opuestos a su venida, que regresaría a donde había venido. Sin embargo, el ejército le instó a elegir otro camino. Por lo tanto, se volvió hacia la izquierda y llegó a Karbala, donde el ejército le obligó a no ir más allá y quedarse en un lugar sin agua.

Umar Ibn Saad, el jefe del ejército de Kufa, envió un mensajero a Imam Husain (P) para preguntar sobre el propósito de su venida a Irak. Imam Husain (P) volvió a responder que él había respondido a la invitación de la gente de Kufa, pero estaba dispuesto a irse si ahora no le gustaba su presencia. Cuando Umar Ibn Saad, el jefe del ejército de Kufa, informó de nuevo a Ubaydullah Ibn Ziyad, gobernador le dio instrucciones para ofrecer Imam Husain y sus seguidores la oportunidad de jurar fidelidad a Yazid. También ordenó a Umar Ibn Sa’ad cortarle a Imam Husain (P) y sus seguidores el acceso al agua del Éufrates.

En la mañana siguiente Umar ibn Sa’d organizó al ejército de Kufa en orden de batalla, Al-Hurr Ibn Yazid al Tamimi lo desafió y se acercó a Imam Husain (P). En vano se dirigió a los Kufies para reprenderlos por su traición al nieto de Muhammad (PB) y fue muerto en batalla.

Después del rezo de la tarde (عصر – asr) el 9 de Muharram, el ejército de Kufa por orden de Umar Ibn Sa’d, atacó al ejército de Imam Husain (P). Pero por pedido de Husain (para hacer oración y rezar), Umar Ibn Saad permitió que en la noche Husain (P) y sus compañeros, rezara e hiciera las oraciones con Dios.

El día Ashura

En la noche de Tasua (el noveno de Muharram) Imam Husain dijo a su familia y sus compañeros: “Les he permitido a todos ustedes que me dejen solo y sigan su camino durante esta noche, cualquiera de ustedes puede tomar su caballo y partir. Cualquiera de ustedes puede llevar a uno de mi familia y dispersarse en las ciudades o pueblos. En verdad, Yo soy lo que ellos quieren. Cuando me tengan, no irán detrás de ningún otro.” Por la mañana de Ashura, Imam Husain (P) con sus compañeros hicieron el rezo de mañana. Luego, dividió su pequeño campamento de setenta y dos personas, en hombres a caballo y a pie. Hizo dirigir el lado derecho por Zuhayr Ibn al-Qayn y el izquierdo por Habib Ibn Muzahir, mientras él y su familia miraban al frente, y 'Abbas (Su hermano) llevaba la bandera.

Luego de este sermón, sus hermanos, hijos y parientes dijeron, “¡Nunca te abandonaremos! ¡No queremos vivir después de tu partida y no queremos ver ese día!”

En el 10 de Muharram (Ashura) Umar Ibn Sa’d fue con 30,000 soldados, divididos en cuatro, ellos rodearon el campamento. Cuando Shimr vio el fuego en la zanja, gritó, “¡Oh Husain! ¡Te precipitaste al fuego antes del Día del Juicio!”

El Imam no lo reconoció, y preguntó, “¿Quién es ese? ¡Debe ser Shimr Ibn dhil-Yawshan!”

Sus seguidores le dijeron que era Shimr, y el Imam dijo, “Tú eres el que merece el fuego.”

Ibn 'Awsayah quería lanzarle a Shimr una flecha, pero el Imam lo detuvo y le dijo, “No quiero comenzar la lucha.”

Según la mayor de las fuentes de chiitas, la más dolorosa y difícil pérdida de toda la tragedia de Karbala fue la que hizo llorar a los cielos y la tierra, a los genios y a los humanos, a los ángeles, a los profetas divinos y a los amigos de Dios, el martirio de Husain ibn Ali (P).

Estando el Imam combatiendo escuchó gritos diciendo que las tiendas de su campamento estaban ardiendo.

Volvió apresuradamente. Los miembros de su familia, las mujeres, las hijas, los niños, todos corrieron a rodear a Husain ibn Ali (P). Algunos de los niños gritaban: “¡Fuego! ¡Fuego!” y pedían agua y, cuando vieron las heridas y los cortes que el Imam Husain tenía en su cuerpo, comenzaron a gritar y a golpearse en sus rostros.

Imam Husain (P) les dijo:

“¡Tranquilizaos! ¡No lloréis! ¡Pronto tendréis mucho de que llorar!” Entonces, gritó: “¡Oh Sukaina! ¡Oh Fátimah! ¡Oh Zaynab! ¡Oh Umm Kulzúm! ¡Me despido de vosotras!”

Zaynab bin Ali fue junto a él y le dijo: “¡Oh hermano! ¡Estás listo para el martirio!” Él dijo: “¿Cómo no estarlo si ya no me queda quien me auxilie?”

Husain (P) bajó del caballo y fue hacia el campo de batalla.

Imam Ya’far as-Sadiq (P) dijo: “El Imam atacó a sus enemigos. En la batalla recibió treinta y tres heridas de lanza y treinta y cuatro cortes de espada. Estaba cansado, sediento, hambriento y desconsolado. De pronto, escuchó un llanto. Apoyó su lanza en la silla de montar.”

Cuando la flecha de tres puntas se clavó en el bendito pecho del Imam (P), éste no pudo sacársela por delante, se inclinó y la saco por detrás, tras lo cual, comprendió que ya no tenía fuerzas para mantenerse a caballo, exclamó:

“En el nombre de Dios, ¡Por Dios y con la creencia del Mensajero de Dios!”.

El caballo del Imam Husain (P), bien entrenado, comprendiendo que su jinete ya no tenía fuerzas para mantenerse en su silla, dobló sus patas para que Husain (P) pudiera descabalgar con más facilidad, cosa que el Imam hizo lentamente. Husain cayó a tierra. La noble Zaynab Bint Ali y los niños acudieron al campo de batalla y se sentaron alrededor de Aba Abdellah. El Imam aún estaba vivo.

Ya’far as-Sadiq le dijo a Zurárah: “¡Oh Zurárah! ¡Los cielos lloraron sangre cuarenta días por el martirio del Imam Husain (P) y la Tierra se oscureció de llanto cuarenta días! El Sol empalideció y se tiñó de rojo llorando cuarenta días, las montañas se desmoronaron por el llanto y los mares se encresparon.”

Suyútí, unos de los más notables sabios de Ahl us-Sunnah escribió lo siguiente: “Cuando Al-Husain ibn Ali (P) fue matado, la luz del Sol empalideció siete días, algunas estrellas chocaron entre sí en el cielo y, el día de Ashurá en que este noble fue matado, el Sol sufrió un eclipse y el horizonte se tiñó de rojo durante seis meses.”

La batalla de Karbala duró desde la mañana hasta el atardecer del 10 de octubre, 680 (Muharram 10, 61 AH) pequeño grupo de compañeros y miembros de la familia de Husain (P) (en total que fueron alrededor de 72 hombres y cuantas mujeres y niños) lucharon con un gran ejército bajo el mando de Umar Ibn Sa’d.

Al fin los compañeros del Imam Husain (P) fueron masacrados y mientras estaban sedientos y estando al lado de agua, en la tierra de Karbala.

Ashura en la cultura chiita

En la cultura chiita, por la muerte de Husain Ibn Ali (P) en el día Ashura, es un día de luto. Según el pensamiento chiita, el martirio de Imam Husain y sus compañeros ha sido una catástrofe grande a lo largo de historia del islam. Los chiitas en el Ashura hacen lamentación y lloran por el dolor proporcionado a la familia del Profeta del Islam (PB).

El octavo Imam de los chiitas, Imam Reza (P) dijo: Cualquier persona que en el día Ashura llore y se ponga triste, Dios le alegrará en el Día de Juicio.

Los Imames (P), honraban el día Ashura, y celebraban y lloraban por Husain Ibn Ali (P) e iban a peregrinar a su tumba. Ellos aconsejaban a sus seguidores que peregrinaran a su tumba en este día. Las costumbres del día Ashura son; llorar, estar acongojado, no comer y ni beber hasta la tarde, celebrar ceremonia lamentación, peregrinar a Husain Ibn Ali (P) y etc.

Conmemoración de la muerte de Husain Ibn Ali (P)

La primera ceremonia de luto fue la que realizó la hermana de Imam Husain en la mezquita de Kufa en un sermón contra el gobierno de Yazid.

La tumba de Imam Husain (P) se convirtió en un lugar de peregrinación para los chiitas sólo unos pocos años después de su muerte. Esta tradición de la peregrinación al Santuario de Imam Husain y los otros mártires de Karbala desarrolló rápidamente y se conoce como Ziarat Ashura. Los omeyas y abasís trataron de impedir la construcción de los santuarios y peregrinaciones a los sitios. La tumba y sus anexos fueron destruidos por el califa abasí Al-Mutawakkil en 850-851 y la peregrinación estaba prohibida, pero los santuarios en Karbala y Nayaf fueron construidos por la Buwayhid emir 'Adud al-Daula en 979-80.

Costumbres populares

Para los chiitas, la conmemoración de Ashura no es un festival, sino más bien un triste evento. Para los chiitas, este es un período de intenso dolor y el luto. Los dolientes se congregan en una mezquita para realizar unas recitaciones poéticas dolorosas, o ceremonias en las calles en memoria del martirio de Husain (P), donde se hacen lamentaciones, van tocando tambores y dan las voces de Oh Husain.

En realidad, cada ciudad tiene su Ashura particular, al igual que cada ciudad española tiene su semana santa. Hay localidades cuya representación del martirio del Imam Husain (ta’azie jani) se hace mejor o digamos con más ardor religioso y devoción, aun cuando grosso modo todas son básicamente lo mismo.

Los lutos comienzan a primeros del mes de Muharram, con discursos en las mezquitas, colegios y otros lugares públicos en los que se llora su martirio. Unos actores representan cada día en la calle la historia de la Batalla de Karbalá, pero el clímax llega los días 9 y 10 (Tasu’a y Ashura) de Muharram; el país entero se viste de luto, también se introdujo una costumbre de otra cultura donde se realizan procesiones de flagelantes que recorren las calles dándose golpes en la espalda con una cadena (zanyirzanî), algunos de ellos llegan a sangrar y antes había quienes se hacían una brecha en la frente con un sable (qamezani), esta práctica es prohibida por la República islámica, pero aun es practicada en algunos lugares de Paquistán e Irak. Dijo el Ayatolá Jamenei, el líder actual de la R. I. de Irán al respecto: “El Tatbir (Autoflagelación) es una tradición fabricada. Es una de las cuestiones que no pertenecen a la religión y, sin duda, Dios no está satisfecho con esta práctica. El tatbir es un acto de mala conducta y una “herejía” que no se debe practicar”.

También Ulamas dan sermones con temas sobre la personalidad del Imam Husain (P), su posición en el islam, y la historia de su levantamiento. El sheij de la mezquita relata la batalla de Karbala para permitir a los oyentes revivir el dolor y la tristeza que padece Imam Husain y su familia. En los países árabes como Irak y el Líbano que leen Maqtal Al-Husain (leer los acaecimientos del Ashura). En algunos lugares, como Irán, Irak y los estados árabes del Golfo Pérsico, se realiza el Ta’zieh que es un teatro de los acaecimientos del Ashura donde se representa de la epopeya de Imam Husain (P). También se realizan recreando la batalla de Karbala y el sufrimiento y el martirio de Imam Husain (P) por las manos de Yazid.

Durante la celebración en memoria del Imam, es habitual que las mezquitas y algunas personas que dan comida gratis (Nazri) en ciertas noches del mes a todas las personas. La gente dona alimentos y dulces en la mezquita. Estas comidas son vistas como algo especial y sagrado, ya que han sido consagrados en el nombre de Imam Husain (P), y así participan de ellos se considera un acto de comunión con Dios, Imam Husain (P), y la humanidad.

En Ashura, las mezquitas, los santuarios y las calles están llenas de personas que lloran ante los relatos de aquellos trágicos acontecimientos (nouhe jani) y se lamentan por el martirio de este nieto del Profeta Muhammad (PB), ante pancartas que alaban su gesta escritas en persa y árabe y cuadros sobre tela donde se representan diversas escenas de su martirio.

Husain en opinión de los orientalistas e historiadores

•         Edward Gibbon dice: En una época lejana y el clima de la trágica escena de la muerte de Husain despertará la simpatía del lector más frío.

•         William Muir afirma: La tragedia de Karbala decidió no sólo el destino del califato, pero de los mahometanos reinos mucho después del califato había menguado y desaparecido.

Otras religiones

En algunos países las comunidades de otras religiones conmemoran también el martirio del Imam Husain. En Irán, por ejemplo, algunos armenios y zoroastrianos participan en los actos de duelo. En Trinidad y Tobago y en Jamaica todos los grupos étnicos y religiosos participan de este evento, conocido localmente como “Hosay” o “Hussay”, derivados de “Husain”.

www.islamoriente.com