Submitted by admin on Wed, 09/09/2015 - 16:49
Palabras claves
Ordenar el bien y Prohibir el mal
Ordenar el bien
Prohibir el mal
linked text

Ordenar el bien y prohibir el mal (Amr bil Ma'ruf, Nahi an il-Munkar) es uno de los principios islámicos. Según la escuela shi’a del Islam, ordenar el bien y prohibir el mal es una de las ramas de la religión.

Según la religión todos los actos obligatorios (Wayib) y recomendables (Mustahab) son considerados como beneficiosos (Ma'ruf) y todos actos ilícitos (Haram) y desaconsejables (Makruh) son considerados rechazables (Munkar).

Ordenar el bien y prohibir el mal es considerado wayib kifaí (obligatorio para todos los miembros de la comunidad musulmana en tanto alguno de sus integrantes atienda esa obligación, tras lo cual ya no será obligatorio para el resto).

Significado

Ordenar el bien (Amr bil-ma’ruf), consiste en orientar y advertir a la gente para que mantenga una conducta correcta que conduzca a la prosperidad tanto individual como social.

Prohibir el mal (Nahi anil-munkar), consiste en reprobar la realización de malas acciones por parte de la gente o evitar que las cometan. Ordenar o aconsejar la no comisión de acciones prohibidas por Dios.

Condiciones

Ordenar el bien y prohibir el mal es una obligación wayib kifaí (obligatoria para todos los miembros de la comunidad musulmana en tanto alguno de sus integrantes atienda esa obligación), y tiene unas condiciones:

1.Quien ordena el bien y prohíbe el mal debe ser conocedor de del significado profundo de estas acciones.

2.Debe sopesarse el efecto que tendrá el ordenar el bien y prohibir el mal.

3.Ordenar el bien y prohibir el mal debe ser dirigido a las personas que repetidamente cometen malas acciones o dejan de practicar las obligatorias.

4.No hay ningún mal para quien ordena el bien y prohíbe el mal.

5.Quien comete el mal, debe ser conocedor de que su acción se encuentra entre las prohibidas por Dios.

Niveles

Para ordenar el bien y prohibir el mal hay diferentes niveles de actuación, de manera que si por un nivel inferior se logra el propósito no es necesario acceder al nivel siguiente. Estos niveles para ordenar el bien y prohibir son tres:

1.Retirar la palabra o comportarse con clara frialdad con quien ha cometido pecado y o malas acciones, o ha dejado de practicar el bien o los actos que son obligatorios de tal manera que llegue se a considerar que se sitúa fuera de los límites establecidos por Dios, de manera que tal persona se dé cuenta de su error.

2.Ordenar y prohibir mediante la lengua, mediante la palabra. Por ejemplo ordenando la realización de alguna acción obligatoria a quien ha dejado de practicarla, o recriminar a quien comete pecado.

3.Usar la fuerza y la autoridad para impedir la comisión de pecados y las malas acciones, y para instaurar las acciones obligatorias.

Metodología

1.Quien quiera ordenar el bien y prohibir mal, debe ser actuar como un médico compasivo o como un padre amable.

2.Quien quiera ordenar el bien y prohibir mal debe hacerlo sólo Dios y buscando la complacencia de Dios.

3.Quien quiera ordenar el bien y prohibir mal, no debe pensar que él mismo está a salvo del error, ni tampoco pensar que quienes han caído en el error son personas que desahuciadas.

En el Corán

«Y surja de vosotros una comunidad que invite al bien, ordene hacer lo que es correcto y prohíba hacer el mal y ellos serán los triunfadores» (104) Aal-e-Imran

«Sois la mejor comunidad que se ha creado para los seres humanos. Ordenáis el bien, prohibís el mal y creéis en Dios» (110) Aal-e-Imran

«Creen en Dios y en el Último Día y ordenan lo que está bien y prohíben el mal. Compiten con premura en [la realización de] buenas acciones y son de los justos» (114) Aal-e-Imran

«¡Hijito! ¡Haz el rezo! ¡Ordena lo que está bien y prohíbe lo que está mal!» (114) Luqman

«A quienes sigan al Enviado, el Profeta de los gentiles, a quien ven mencionado en sus textos: en la Tora y en el Evangelio, que les ordena lo que está bien y les prohíbe lo que está mal» (157) Surat Al-Araf

«Pero los creyentes y las creyentes son amigos unos de otros. Ordenan lo que está bien y prohíben lo que está mal. Hacen el rezo, dan el azaque y obedecen a Dios y a Su Enviado. De ésos se apiadará Dios. Dios es poderoso, sabio» (71) Surat At-Tawbah

«Quienes se arrepienten sirven a Dios, Le alaban, ayunan, se inclinan, se prosternan, ordenan lo que está bien y prohíben lo que está mal, observan las leyes de Dios... ¡Y anuncia la buena nueva a los creyentes!» (112) Surat At-Tawbah

«A quienes, si les diéramos poderío en la tierra, harían el rezo, darían el azaque,, ordenarían lo que está bien y prohibirían lo que está mal. El fin de todo es Dios..». (41) Surat Al-Hayy)

En las narraciones

Dijo el Muhammad (catellanizado Mahoma) el Mensajero de Dios (la Paz y las Bendiciones sean sobre él y su Familia):

“Si mi comunidad se vuelve indiferente al hecho de ordenar lo bueno y prohibir lo malo, que sepa que se ha puesto en guerra contra Dios, elevado sea”. (Bihâr Al-Anwâr, t.100, p.92.)

Y también:

“Quien de vosotros vea un mal que lo elimine con su mano, quien no pueda, que lo haga con su lengua, y quien no pueda, que lo maldiga en su corazón, y eso es lo menos que puede hacerse dentro del imán”.

Dijo el Imam ‘Ali ibn Abu Talib, Amir Al-Mu’minin (la Paz sea con él):

“Quien abandona la acción de rechazar lo execrable mediante su corazón, su lengua y su mano, en verdad que es un muerto entre los vivos”. (Bihâr Al-Anwâr, t.100, p.94.)

Y también:

“Ordenar lo bueno es la mejor acción de las criaturas”.( Mustadrak Al-Wasâ’il, t.12, p.185.)

Y también:

“Ordenad lo bueno y prohibid lo execrable, y sabed que ordenar lo bueno y prohibir lo execrable, jamás apresuran la muerte ni cortan el sustento”.( Wasâ’il Ash-Shî‘ah, t.16, p.120.)

Dijo el Imam Muhammad Al-Baqir (la Paz sea con él):

“Por cierto que ordenar lo bueno y prohibir lo malo es el sendero de los profetas y la práctica de los virtuosos; es una gran prescripción mediante la cual se establece el resto de las prescripciones, se salvaguardan las creencias, se hacen lícitas las transacciones y trabajos, se repelen los actos de opresión y se edifica la Tierra”.( Al-Kâfî, t.5, p.56.)